Saltar al contenido

Conozcamos más sobre el Gato Montés y sus características

febrero 27, 2019

Muchos animales aunque parezcan que son inofensivos, pueden traernos algunas sorpresas. En muchas circunstancias podemos ver como estos terminan mostrando rasgos que los hacen como son, animales salvajes, los cuales a diferencia de los domésticos, estos son más complejos para adiestrar, tienen a ser más agresivos y prefieren mantenerse en su estilo de vida, que pasarse al segundo plano en cuestión.

El problema que identificar si un animal es agresivo o no, más cuando este se parece mucho a aquella especie que solemos familiarizar con los domésticos. Por ejemplo, el creer que un lobo y un perro pueden ser iguales. Aunque hayan y existen formas de adiestrar a un animales de esta magnitud, la naturaleza se mantendrá igual. Los animales terminan siendo muy salvajes con los seres humanos cuando no tienen ese contacto con estos, o tan solo fueron criados de mala manera.

En el caso de la familia de los gatos, existe uno conocido como Gato montés, un tipo de gatos o una raza más bien dicho, que tiene sus orígenes en Europa e Iberia. Esta raza de gatos suele distinguirse de las demás razas de gatos a primera instancias, gracias a su cola, su pelaje y su forma de agresiva de verte.

Características que posee el Gato Montés

Estos gatos suelen tener un promedio en el tamaño de su cuerpo, logrando mejor unos 124cm de largo, algo que no está nada más para este felino. Por otra parte su peso es lo más interesante, pues este varía entre 4 y hasta 13 kilogramos. En esta raza en específico los machos terminan siendo mucho más grandes físicamente que las hembras en cuestión.

A diferencia de los demás gatos, el Gato Montés cuenta con una cola más corta de lo acostumbrado, pero esta definitivamente es mucho más gruesa. Una forma de distinguir a este de los demás es porque en la cola, la forma del oto en conjunto al pelaje, es que posee 4 anillos de tonos oscuros, que terminan definiendo el estilo del felino.

Los colores normalmente suelen ser entre el gris oscuro y marrón oscuro o claro, aunque detrás de la oreja poseen un color más claro que se distingue de estos anteriores, se dice que está entre el marrón claro y el amarillo, rasgo que podemos encontrar en su hocico también.

El tono de los colores suele variar entre el verde y el color ámbar, un tono que le da un toque más pasivo, aunque cuando te mira con esa cara y con sus ojos verdes, puede y te termine intimidando.

Hábitat para el Gato Montés

Esta suele ser muy particular de la raza, pues es muy frecuente verlos por allí, aunque puede y si te lo encuentras es en una zona poco concurrida. El hábitat ideal se encuentra entre los bosques, la alta vegetación y un lugar donde haya poca humedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *